La gamificación es un recurso óptimo para activar el área de ventas

Si se preguntara a los máximos responsables de las empresas cuál creen que es la pieza más importante de su compañía, probablemente el 90% respondería que su producto o servicio, y si tuviera que elegir un segundo elemento, ese sería su fuerza de venta. El departamento comercial es, sin duda, el pilar sobre el que pivota el desarrollo de negocio de cualquier firma independientemente del tamaño de esta.

Cualquier equipo de ventas desempeña un papel estratégico dentro de la estructura corporativa a la que pertenece y su figura conlleva una gran responsabilidad puesto que debe cumplir con los objetivos económicos marcados por la empresa, captar nuevos clientes para asegurar el crecimiento del negocio, abrir nuevos mercados y mantener la productividad, entre otras tareas. Todo lo anterior hace que este departamento esté especialmente sometido a presión y acuse momentos de estrés, es la cara menos amable de esta área tan valiosa dentro de la compañía. Para compensar es último punto, los comerciales son motivados para el buen desempeño de su puesto con comisiones por ventas y con bonus por alcanzar objetivos trimestrales o anuales. Sin embargo, no debemos quedarnos en el incentivo económico como el único aliciente con el que activar a la fuerza comercial de una compañía. Toda empresa debe tratar de aumentar el rendimiento de su área de ventas, garantizar su continua formación y conocimiento del producto que comercializa y, por último, asegurar que el equipo funciona cohesionado y suficientemente motivado.

Reactivar la fuerza de ventas con la gamificación

Las tareas anteriormente enumeradas son uno de los grandes caballos de batalla de las corporaciones. En ocasiones, uno de los principales retos de las empresas es saber cómo aumentar el rendimiento del representante de ventas cuando los números no son los deseados o trabajar en la misma dirección con un equipo comercial poco estructurado y donde prevalece más el espíritu competitivo dentro del propio departamento que frente a los verdaderos rivales que son los otros proveedores del mismo sector económico.

En este sentido, una de las propuestas para reactivar los ánimos de los vendedores, mantenerlos motivados y crear equipo –el famoso team building que tanto promueven los departamentos de Recursos Humanos– es apostar por la gamificación.

Recordemos que la gamificación está basada en la utilización de mecanismos propios de los juegos en el ámbito educativo y profesional para conseguir mejores resultados en conocimientos, habilidades o bien en acciones concretas. En el caso de la gamificación en las ventas, si el objetivo marcado es motivar al equipo comercial, el reto consistirá en emplear fórmulas para fomentar la comunicación e impulsar la participación de cara a cohesionar el equipo y mejorar la competitividad.

Gracias a la gamificación, el departamento de ventas puede crear tablas de clasificación basadas en cuotas a alcanzar u objetivos similares, que animan a competir aprovechando también el tirón que puede tener ganar reconocimiento según la buena posición en la clasificación de la tabla.

Como en toda estrategia basada en el juego, la gamificación apuesta por diseñar una política de recompensas asociadas a los retos logrados. La respuesta del vendedor, motivado tanto a nivel personal como laboral con la estrategia de recompensa, se traducirá en un aumento de su productividad.

Y, además, la gamificación ayuda a huir de la rutina que acaba desmotivando a los comerciales. Se trata de apostar por periódicas actualizaciones de las técnicas de gamificación empleadas que llevan al comercial a estar en alerta continua.

La gamificación como herramienta de formación

Además del beneficio que aporta la gamificación de ventas como fuente de motivación dentro del equipo comercial, la empresa puede recurrir a la gamificación como una potente herramienta de formación. El vendedor debe estar motivado pero cómo lologrará si se encuentra con que, con el paso del tiempo, el producto o servicio que vende la compañía así como los dispositivos que utiliza a diario evolucionan a pasos agigantados fruto de los avances tecnológicos, mientras él no puede seguir el ritmo.

La gamificación propone un modelo de aprendizaje consistente en técnicas mecánicas y dinámicas basadas en los juegos. Y, en un mundo inmerso en la era digital como el nuestro, la gamificación aprovecha las tecnologías de la información para proponer juegos que invitan al aprendizaje mediante la descarga de aplicaciones en los dispositivos móviles de los empleados. La formación se convierte así es una tarea fluida y amena, donde el comercial compite con sus compañeros mientras afianza conocimientos y asienta nuevos conceptos fundamentales para el buen desempeño de su trabajo.

En GamePaths somos especialistas en soluciones de gamificación para empresas. Hemos desarrollado herramientas que favorecen la motivación de los diferentes equipos de una compañía, al tiempo que potencian la formación de los empleados. Si estás interesado en conocer más sobre nuestra propuesta de gamificación contacta hoy con nosotros en info@gamepaths.com