Cómo reducir la rotación de empleados en tu empresa

Imagen Rotación de Empleados

Partiendo de la base de que, en algún momento, cualquiera de nosotros hemos podido querer cambiar de trabajo, surge inmediatamente la siguiente pregunta: ¿es malo para las empresas que sus empleados quieran marcharse? La respuesta, obviamente, es que sí: una excesiva rotación de empleados no es buena para ninguna organización y, a continuación, vamos a intentar explicar por qué.

Qué es la rotación de empleados

La rotación de personal en una empresa nos dice la tasa de trabajadores que se marchan de la organización con respecto al tamaño total de la plantilla: es el índice resultante de dividir el número de personas que han abandonado la empresa en un periodo de tiempo entre el promedio del total de empleados.

Veámoslo con un ejemplo:

Una empresa mantiene una media de 250 trabajadores al año en plantilla: en el último año, 48 trabajadores han abandonado la organización ¿Cuál es su índice de rotación de empleados?

Dividimos 48 entre 250 y nos da 19,2 %: ese es el índice de rotación de la empresa.

¿Te ha parecido un número significativo? No te creas: según la Guía Laboral Hays 2020, por ejemplo, las tres cuartas partes del personal de hostelería y turismo en España afirman estar deseando cambiar de trabajo, mientras que más de la mitad se sienten abiertamente desmotivados.

Por qué algunas empresas tienen una alta rotación de personal

La rotación de personal en las empresas está íntimamente relacionada con las variables que determinan una mala experiencia del empleado:

  • Salarios bajos.
  • Carencia de herramientas adecuadas.
  • Alargamiento habitual y no remunerado de la jornada laboral.
  • Ausencia de figuras de liderazgo en los puestos de mando.
  • Clima laboral nocivo.
  • Políticas opacas de comunicaciones entre estratos del organigrama.
  • Escasa conciliación entre vida personal y profesional.

Sin embargo, también ha podido suceder que la empresa no haya completado con éxito un número significativo de procesos de selección: si se contrata al candidato equivocado, tarde o temprano éste querrá abandonar la compañía porque se dará cuenta de que el puesto “no era lo que le habían prometido”.

La apariencia de estas circunstancias juega en detrimento de las organizaciones en cuanto a captación y retención de talento se refiere: las empresas con una alta rotación de personal suelen ser vistas con malos ojos por los potenciales candidatos, no solo por los propios empleados.

Cómo reducir la rotación de empleados

  • Dotar de precisión a los procesos de reclutamiento y selección.
  • Velar porque las vacantes estén remuneradas correctamente, según el salario que dicte el mercado.
  • Dar importancia al proceso de onboarding del empleado.
  • Promover políticas conciliadoras con el tiempo que los empleados destinan a su vida personal.
  • Fomentar un clima laboral agradable, donde pueda aflorar lo mejor de cada empleado.
  • Invertir en formación continua de los empleados, tanto en competencias duras como en habilidades blandas.

Para este último punto, es muy interesante valerse de la gamificación, puesto que permite introducir estas nuevas habilidades de forma natural y en clave lúdica.

 

Una alta rotación de personal suele reflejar que la empresa no es capaz de retener ni atraer correctamente a los trabajadores, y también es sinónimo de un funcionamiento deficiente de algunas de sus políticas internas: evitar la rotación laboral ayuda a la empresa a conservar el talento humano que hay (y habrá) en sus filas.

Te puede interesar

Share This