Gamificación - La guía definitiva

 Descubre los seis elementos esenciales de la Gamificación con está guía definitiva

Que el juego forma parte de todas las culturas y de todas las épocas es algo innegable, hay incluso autores como Johan Huizinga que en su libro Homo Ludens indica que el juego es una condición para la generación de culturas y algo consustancial a los humanos.

La gamificación, no es algo nuevo, a través de los siglos el ser humano ha buscado realizar trabajos y tareas de una forma más motivadora y divertida, no tenemos ni idea de cuando empezó, aunque podemos imaginar que, probablemente, se iniciase en competiciones casuales en momentos de recolección o caza, llevamos incorporado en nuestro ADN el gen de la gamificación.

¿Es la gamificación un juego?

La respuesta es no, la gamificación no es un juego. Es muy importante entender las diferencias entre la gamificación, o un proceso, aplicación o herramienta gamificada y un juego. Hay muchos elementos comunes, un juego incluye reglas, progresión, feedback, pero ¿por qué son diferentes?

Un juego interactúa sólo con el juego, el propósito puede ser más o menos divertido o interactivo, pero solo busca “estar jugando “, sin embargo, la gamificación tiene un propósito fuera del propio juego, la gamificación es un medio para un fin, destinada a animar y motivar a hacer algo.

Un término que se utiliza habitualmente en gamificación es el de “elementos de juego”. Los elementos de juego son el conjunto de técnicas que se utilizan habitualmente en el mundo del juego tradicional y que se trasladan a la gamificación para hacer, del propósito de esta, algo atractivo y que motive a las personas.

Los elementos de juego son los sistemas de recompensa, las tablas de récord, las narraciones y muchos más que veremos a lo largo de este artículo.

¿Por qué Gamificación?

La gamificación es el arte de utilizar la diversión y los elementos atractivos de los juegos en aplicaciones que buscan un propósito diferente a simplemente jugar. La gamificación consigue mejoras en múltiples actividades, se centra en las personas y en la búsqueda de la motivación como sistema para optimizar la eficiencia de un proceso, un sistema o una actividad.

La industria del juego domina el diseño centrado en las personas, su propósito es “complacer” a los jugadores, buscando mecanismos y lógicas de juego que comprometan a las personas, tienen la habilidad de mantener a la gente involucrada durante mucho tiempo, así como desarrollar potencial creativo de las personas.

Desafortunadamente la mayor parte de los juegos se centran en cosas que no mejoran realmente la vida de los jugadores ni de los demás.

Imagina que pudieras estar “jugando” a algo que mejorara diferentes aspectos de tu vida, por ejemplo, que cuanto más juegas más productivo te vuelves o más dominas una habilidad o un conocimiento, este es el objetivo de la gamificación y es a lo que dedicamos cada una de las soluciones que desarrollamos en GamePaths.

La Gamificación no es una promesa

Las cifras del ROI que se consiguen en múltiples ámbitos haciendo uso de gamificación son impresionantes, en innovación e intraemprendimiento aumenta la generación de ideas en más del 50%, la adquisición de nuevas habilidades en más de un 60% y así en áreas de cumplimiento, ventas, producto y un largo etcétera. Tenemos más de cien casos de uso que lo demuestran.

La pregunta ahora es, ¿funciona realmente la gamificación para la necesidad que tengo en mi compañía?

¿Falla la gamificación?

Si hacemos caso a las predicciones de Gartner, dijo hace unos años que el 80% de las aplicaciones gamificadas fallarían en la consecución de los objetivos de negocio, principalmente por su pobre diseño.

La realidad es que los procesos de gamificación, cómo cualquier otra actividad aplicada a la empresa, requiere de conocimiento y experiencia, muchas veces las organizaciones deciden aplicar “gamificación” a un proceso y lo basan en añadir alguno de los elementos de juego, por ejemplo, un sistema de puntos o algún tipo de tabla de récords, puede que funcione, pero probablemente esté dentro del 80% de la predicción de Gartner.

Los seis elementos de GamePaths

El diseño de cualquier dinámica de gamificación requiere de seis elementos que deben analizarse, planificarse y trabajarse de forma previa a cualquier iniciativa de gamificación, estos elementos son el resultado de años de experiencia en el mundo de la gamificación y del juego por parte de GamePaths y su equipo, de su correcto desarrollo depende en gran medida el éxito.

Antes de iniciar la estrategia de Gamificación debemos conocer a nuestra “audiencia”, hay personas que no tienen hábitos de juego y otras que son “gaming native”, debemos conocer en la mejor medida posible a los destinatarios de nuestra iniciativa de gamificación.

Típicamente vamos a encontrar cuatro perfiles, por supuesto lo normal es formar parte en un grado menor o mayor de más de un perfil:

1) Los exploradores: Disfrutan descubriendo cosas, áreas secretas dentro de la gamificación. Son personas que querrán entender perfectamente las reglas y la mecánica de la gamificación e interactuarán con todos los elementos del juego. A los exploradores les gusta la gamificación de profundidad, con actividades lógicas y “rompecabezas”.

2) Los sociales: Son personas a las que les gusta interactuar con otras personas, no suelen ser competitivas a nivel individual, pero lo son a nivel de grupo, con un fuerte sentimiento de pertenencia a un equipo. A este perfil la tabla de clasificación, las insignias o los logros les motivan menos.

3) Los triunfadores: Necesitan los sistemas de puntos, insignias, niveles, logros, etc. Trabajan para subir de nivel rápidamente, no definir una recompensa en la gamificación hará que los triunfadores pierdan rápidamente el interés.

4) Los super competitivos: Este perfil es muy parecido a los triunfadores, salvo por una cosa, no es solo ganar o subir en la clasificación lo que les interesa, les gusta ver perder al resto. En general suelen ser menos del 2%.

 

Elemento 1 – Propósito

Debemos conseguir un compromiso con algo mayor que la gamificación y la persona, un propósito. Dependiendo del proceso y tipo de gamificación que vayamos a poner en marcha puede ser, por ejemplo, una narración previa explicando que deberás salvar al mundo de una catástrofe, pero puede ser algo tan real como decir que vas a contribuir a crear una base de conocimiento a nivel mundial, y esto funciona, explica de otro modo como hay tantas personas a nivel mundial contribuyendo en la Wikipedia.

 

Elemento 2- Dinámicas

La gamificación debe verse como una progresión de una experiencia, debe diseñarse como si fuera una película o un libro, cuando leemos un libro podríamos ir al último capítulo y conocer quién es el asesino, pero no lo hacemos, queremos vivir la experiencia. Para ello hacemos uso de escenarios y reglas para ir avanzando en el progreso y seguimiento del mismo, este elemento está basado en la necesidad psicológica de terminar algo que ha sido comenzado.

 

Elemento 3 – Social

La relación social es un elemento motivador para muchas personas, no hay que olvidar los perfiles que vimos antes. Cuando el proceso a gamificar lo permita, es importante dotar a nuestra solución de elementos de interacción social, si el proceso no implica necesariamente a un grupo podemos hacerlo con otras estrategias como en Monday is Over, la figura del mentor o el cuaderno de bitácora proporcionan este elemento al proceso de onboarding.

 

Elemento 4 – Creatividad y Feedback

Incluir elementos dentro de la gamificación que permitan desarrollar la creatividad y proporcionar feedback inmediato consigue aumentar el compromiso con el propio proceso de gamificación, mejorando la motivación intrínseca y generando emociones positivas. Proporcionar feedback inmediato, bueno o malo, permite a los usuarios saber cómo mejorar, esto es muy importante sobre todo en el lugar de trabajo.

 

Elemento 5 – Crecimiento personal

Debemos generar un sentimiento de crecimiento en las personas que estén dentro del proceso de gamificación, ya sea por un mayor conocimiento si estamos gamificando una formación, mejora en la eficiencia si estamos trabajando un proceso, o sobre cualquier otro objetivo. Aquí hacemos uso de los refuerzos positivos, que tienen una traslación directa al crecimiento.

 

Elemento 6 – Mecánicas y Componentes

En mecánicas y componentes encontramos los elementos más habituales en los procesos de gamificación, los puntos, las monedas, las insignias, las tablas de clasificación… Es algo que puede parecer sencillo, pero debemos tener en cuenta al menos tres características, debemos incluir, siempre que podamos, algún tipo de componente que no sea predecible, hay que evitar los ciclos continuos ya que se pierde la atención, hay que añadir recompensas no inmediatas y algunas realmente exclusivas y por último generar ventanas de oportunidad.

A estos 6 elementos hay que sumar un gran diseño, gráficos atractivos, una experiencia bien diseñada y un componente esencial, el Game Thinking, que permite realizar una traslación de los objetivos de negocio a metáforas gamificadas.

GamePaths liderando el mundo de la Gamificación

GamePaths acumula años de experiencia, nuestro equipo de desarrollo de plataformas de gamificación está liderado por parte de los miembros fundadores de Opera Soft, una de las empresas de videojuegos más importantes de la edad de oro del software español, esto es esencial a la hora de diseñar experiencias de gamificación. Por otro lado, gracias a nuestros consultores, antropólogos de negocio y con el apoyo de disciplinas como la psicología o la neuroeducación, podemos diseñar soluciones que son diferenciales desde su concepción y cuyo resultado mejora significativamente cada una de las áreas de negocio en las que trabajamos.

Como ejemplo haz click si quieres ver nuestro trailer exclusivo de Monday is Over

Te puede interesar

Design Thinking – Guía práctica

Design Thinking – Guía práctica

Design Thinking es un marco creativo para resolver problemas, desde las necesidades hasta la solución, mediante un proceso iterativo y ágil.

Cultura y Liderazgo

Cultura y Liderazgo

Cultura y liderazgo están inexorablemente unidos. La cultura no se impone, son valores y comportamientos que deben ejemplarizarse desde la Dirección

Share This